EL BESO DE LA MUJER ARAÑA
Por:  Eugenia Galeano Inclán
Enero 2019
Terrence McNally nacido en San Petersburgo, Estado de Florida, Estados Unidos de Norteamérica se ha desempeñado como reportero periodístico, dramaturgo, libretista, guionista, orador y conferencista . Se dio a conocer a la edad de 25 años con su primer éxito en comedia musical.  A partir de entonces, los triunfos se han sucedido, cosechando importantes premios y galardones, entre los cuales se encuentran varios Premios Tony, los más codiciados en la industria teatral norteamericana, así como un Premio Emmy, dos becas Guggenheim, una beca Rockefeller, cuatro premios Drama Desk, dos premios Lucille Lortel, dos premios Obie, tres premios Hull-Warriner, una cita de la Academia Americana de Artes y Letras, dos Premios a Trayectoria de toda una vida -uno otorgado por el Gremio de Dramaturgos y el otro por parte del grupo Lucille Lortel-, sólo por citar los más destacados.  Con una trayectoria de seis décadas, es considerado uno de los mejores dramaturgos contemporáneos y se le describe como dramaturgo notable y perdurable.  La obra de McNally se centra en las dificultades de la imperiosa necesidad de conectarse con otro ser humano.  McNally considera que la función primordial del teatro es crear comunidades mediante puentes que subsanen las grietas que se han abierto entre las personas a causa de religión, raza o género y, en particular, por orientación sexual.
Entre sus múltiples exitosas producciones, en 1990 estrenó EL BESO DE LA MUJER ARAÑA (KISS OF THE SPIDER WOMAN), cuyo libreto escribió con base en la novela homónima del argentino Manuel Puig.  Por esta obra Terrence McNally se hizo merecedor al Premio Tony por mejor libreto para un musical.  EL BESO DE LA MUJER ARAÑA se ha presentado en diversas partes del mundo y se ha convertido en uno de los montajes más emblemáticos del destacado dramaturgo. 
A finales de los años 90, la compañía formada por Humberto Zurita y Christian Bach realizó el primer montaje de EL BESO DE LA MUJER ARAÑA en nuestro país.  A mediados del año que acaba de terminar, el productor Juan Torres decidió traerla de nuevo a escena con un gran elenco conformado por una veintena de actores, actrices y bailarines, y una decena de músicos.
El texto de EL BESO DE LA MUJER ARAÑA capta la atención desde el primer instante hasta el final.  El relato recorre una amplia gama de emociones y aborda temas como injusticia, represión, amor, ilusión, amistad, esperanza, lealtad, solidaridad, compañerismo, diversidad.  Si bien la base es dramática, ya que ocurre dentro de una prisión, también hay momentos divertidos. 
La acción comienza cuando Valentín ingresa a la cárcel como preso político y es alojado en la celda de Molina, que es homosexual.  Molina le da la bienvenida amablemente, pero el recién llegado no quiere conversar con él y opta por ignorarlo.  Los dos hombres son muy distintos.  Molina es amanerado, Valentín es muy viril.  A uno lo apresaron por corrupción de menores y el otro fue detenido durante una manifestación de guerrilleros.  Mientras que Molina se autodenomina como "escaparatista", pues se dedica a arreglar escaparates, Valentín es ideólogo y aspirante a revolucionario, le encanta leer libros.  En lo único en que coinciden es que ambos defienden sus ideologías a toda costa.   La convivencia diaria hará que se vayan conociendo en forma paulatina, pues no tienen a nadie más.  La rudeza de los oficiales encargados de la prisión recae sobre cualquiera de los presidiarios y finalmente, quienes pueden se apoyan unos en otros.  Molina le confía un secreto a Valentín -para evadir la desdicha de estar encerrado, recurre a un mundo imaginario.  Cuando era pequeño, su mamá trabajaba en un cine y lo llevaba con ella, así que tuvo oportunidad de ver muchas películas y su actriz favorita era Aurora.  Desde entonces, cada vez que se siente triste, recrea en su mente la escena de alguna película y se ve a sí mismo estelarizándola al lado de Aurora.  En uno de esos filmes, Aurora interpretó a la Mujer Araña.
La dirección escénica está a cargo de Miguel Septién, joven originario de Querétaro, que sorprendió al público capitalino con "Urinetown", musical que trajo a la Ciudad de México en 2017 y que fue un éxito rotundo.  La Agrupación de Críticos y Periodistas de Teatro le otorgó el premio como la Mejor Obra Musical del año.  Miguel Septién radicó en Boston, donde estudió actuación y dirección, para luego regresar a su ciudad natal y fundar  Ícaro Compañía Teatral, de la cual es director. 
La labor de dirección de EL BESO DE LA MUJER ARAÑA por parte de Miguel Septién es extraordinaria, su trazo escénico es impecable, la acción constante, buen balance y ritmo preciso.  Dimensiona los espacios en forma muy acertada.   Logra imprimir la espectacularidad requerida, sin descuidar la parte humana que es lo esencial en el relato.
Todos y cada uno de los integrantes del elenco ofrecen una formidable labor histriónica, vocal y dancística.  Chantal Andere luce su belleza personal y su extremada esbeltez, es poseedora de una melódica voz y despliega su experiencia en las tablas para dar lucimiento a la Mujer Araña, personaje enigmático y polifacético.  Rogelio Suárez utiliza todo lo aprendido en su amplia carrera en musicales para dar vida a Molina en forma muy emotiva.  Aun cuando es el debut de Jorge Gallegos en teatro musical, aceptó el reto de encarnar a Valentín, del cual sale airoso, dándole los toques pertinentes, además de tener una voz muy potente.  Complementan el cuadro actoral:  Luis Gatica, Olivia Bucio, Jimena Parés, Jair Campos, Eduardo Partida, Fer Soberanes, José Ahued y la actriz queretana Andrea Biestro.  En el ensamble participan:  Pablo Rodríguez, Claudio González, Gilberto Recoder, Francisco Huacuja, Orville Alvarado, Pedro Gea, Oliver Kewnay, Gerry Pérez, Gerardo García y Julio Montejano.
La coreografía diseñada por Pablo Rodríguez es la idónea y está muy bien ejecutada por los intérpretes.
La música es de John Kander y la letra de las melodías de Tred Ebb, quienes colaboraron con Terrence McNally en el montaje original.  Bella música que a lo largo de los años ha trascendido.  Para su representación en México, las letras fueron traducidas a nuestro idioma.
Tanto la escenografía como la iluminación privilegian el montaje.  Los diseños fueron concebidos por Óscar Acosta, quien obtuvo resultados óptimos en ambas áreas.  La escenografía es de gran belleza estética, es muy funcional y añade el esplendor requerido para crear los diversos escenarios previstos en la historia.  La iluminación contribuye a llevar al espectador a compartir con los personajes las vivencias que estos tienen.
El diseño del vestuario por parte de Eugenio Alzás es otro acierto.  Los atuendos de la Mujer Araña son sofisticadamente espectaculares, vistosos, variados y consistentes al personaje que corresponde a la cinta que Molina elige según su estado de ánimo.  Así mismo, para los presidiarios y funcionarios de la prisión utiliza telas y estampados apropiados.  En ciertos bailables aporta variantes en cuanto a estampados o colores.
Este es sin duda uno de los montajes musicales más logrados de todos los tiempos.  Una puesta en escena con todo lo necesario para ser recordada por siempre.  Una historia interesante que te atrapa, divierte y conmueve.  Un equipo de trabajo muy integrado y comprometido te espera.  No te pierdas EL BESO DE LA MUJER ARAÑA pero para verlo tienes que salir corriendo, puesto que su temporada está en la recta final y sólo les queda este fin de semana.  
EL BESO DE LA MUJER ARAÑA
se presenta  el  sábado 12 de enero de 2018 a las 17:30 horas  y  a las 20:30 horas
y el  domingo 13 de enero de 2018 a las 17:00 horas  y  a las 20:00 horas  en el
TEATRO HIDALGO IGNACIO RETES
ubicado en la Avenida Hidalgo número 23, Centro Histórico,
-a espaldas del Palacio de Bellas Artes-
Ciudad de México
Duración aproximada:  210 minutos
Costos de las localidades:   Vip $1000,   Preferente 1 $900
Preferente 2 $850,  Preferente 3 $750
Preferente 4 $550 y Preferente 5 $450
Descuentos acostumbradas a personas con credencial vigente
Pregunta por promociones
LAS TRES HERMANAS
Por:  Eugenia Galeano Inclán
Diciembre 2018
Se dice que el teatro refleja la vida, pero también la vida refleja el teatro.  Sabemos que la realidad puede llegar a superar la ficción.  Lo cierto es que lo más difícil de reflejar es el sentir humano.  La gama de sentimientos es amplísima y cada persona es única y tiene su forma individual de sentir.  El umbral del sentimiento es distinto, además, las circunstancias, el entorno, los allegados y hasta su situación económica tienen influencia, sea para bien o para mal.  No sólo depende de la capacidad de alguien para tolerar o disfrutar de algo, sino también cuenta si lo expresa o no.  Hay quienes sacan a flote lo que sienten, en tanto que otros los guardan en su interior y se convierten en expertos del disimulo.  La complejidad del ser humano es ilimitada.
Los autores con mayor habilidad para delinear el perfil de sus personajes y retratar su psicología son quienes más impacto causan con sus relatos.  Ejemplo de estos autores es Antón Chéjov (1869-1904), originario de Rusia, quien se desempeñaba como médico, escritor y dramaturgo.  Chéjov es uno de los más importantes escritores en la historia de la literatura, precisamente por ser un maestro en la corriente psicológica del realismo y el naturalismo.  Algunas de las obras que en más ocasiones han sido llevadas a escena en todo el mundo son  "La gaviota",  "El jardín de los cerezos",  "Tío Vania",  y  LAS TRES HERMANAS.  Los personajes de todas estas obras representan un tremendo reto actoral para quienes los interpretan.
En estas fechas podemos ir a ver LAS TRES HERMANAS, bajo la dirección de Diego del Río.  A pesar de su juventud, Diego del Río tiene una larga y brillante trayectoria en el campo teatral.  Obtuvo su licenciatura de Teatro en el año 2012 en la Universidad de Las Américas Puebla -UDLAP-, donde ingresó gracias a una beca de artes, para luego, por su buen desempeño, hacerse acreedor a la beca Premio a la Excelencia.  Mientras estudiaba en la UDLAP, integró el grupo de teatro musical de la UDLAP, mismo que continúa vigente.  Aún siendo estudiante trabajó con el grupo "Teatro de ciertos habitantes", dirigido por Claudio Valdés Kuri.  Más adelante, fue designado director residente en OCESA, donde estuvo a cargo de varios montajes.  Se dio a conocer en el ámbito teatral mexicano con su labor en "Espejos" de la dramaturga estadounidense Annie Baker, en tanto que con "El chofer y la señora Daisy" del dramaturgo estadounidense Alfred Uhry, recibió el premio de Director Revelación en el año 2013 por parte de la Agrupación de Periodistas Teatrales -APT-.  Desde entonces hasta la fecha, ha dirigido diversos montajes, todos los cuales han sido exitosos.  
La versión de Diego del Río de LAS TRES HERMANAS de Antón Chéjov es sui generis.  Su primera peculiaridad estriba en que es una visión distinta a lo que estamos acostumbrados a ver.   La historia no se cuenta en forma lineal, puesto que se da mayor importancia al sentir de los personajes que al relato mismo.  Otra singularidad es que en lugar de escenografía, hay 63 sillas, un sillón de tres plazas y un piano, cual si Diego del Río quisiera hacernos notar que el teatro no requiere de entornos.  Tampoco hay vestuario, los actores y actrices suben al escenario con la ropa que traen puesta.   La cuarta pared es flexible, se abre para entablar un diálogo directo con el espectador, así como para marcar el término o inicio de cada acto.  No obstante lo anterior, la teatralidad está presente en todo momento.  Lo humano y lo teatral se fusionan.  Se capta la atención del público desde el primer momento, hasta el final.
LAS TRES HERMANAS cuenta con un elenco privilegiado, de extraordinarios actores y actrices, cuyo histrionismo ha sido probado en múltiples ocasiones.  En esta oportunidad, no sólo ofrecen al espectador interpretaciones excepcionales, sino que hacen gala de que pueden revestirse del personaje que interpretan y en un instante dejarlo de lado para dirigirse al público y dar alguna acotación.  El desempeño actoral es la piedra angular en este montaje y todos los participantes ejecuta su labor con compromiso, profesionalismo y sensibilidad.
Al inicio de la función, el actor que interpreta a Fyodor, nos recibe dando ciertas precisiones sobre el montaje, entre las cuales hay frases verdaderamente impactantes, como por ejemplo:  "el espectador ve el teatro, el actor lo habita".  "a través de los ojos de estos actores podremos ver … ¡ojalá! … la vida",  "si los dos están presentes sucederá.  El alma del actor y la del espectador se fundirán y ya no será teatro sino vida".  Así mismo, también nos advertirá que desean cumplir un desafío diario:  "que no suene un solo celular".
Inmediatamente después, seremos trasladados a la casa de LAS TRES HERMANAS.   Hace un año murió su padre, a quien amaron profundamente y les hace mucha falta.  La fecha coincide con el cumpleaños de Irina, así que tienen sentimientos encontrados, rememoran el duelo, pero también quieren festejar a la hermana menor y tratar de que pase su día lo mejor posible.
Como ya es costumbre, la labor de dirección por parte de Diego del Río es espléndida.  Diseña su trazo escénico en forma impecable y no deja cabos sueltos.  El balance entre acción y pausas es equilibrado.  Sabe motivar a su elenco para que logren actuaciones supremas.  El ritmo es preciso.  Al igual que en sus anteriores montajes, la magia teatral y la emotividad afloran en el escenario.
El elenco, por estricto orden de aparición, está conformado por:  Anahí Allué (Natalia),  Antón Araiza (Nicolás),  Enrique Arreola  o  Alejandro Morales (Fyodor),  Emma Dib (Olga),  Mauricio García Lozano (Vershinin),  Concepción Márquez (Anfisa),  Arcelia Ramírez (Masha),  Evan Regueira (André)  y  Maya Zapata (Irina).  Cada uno de ellos despliega una interpretación entrañable.  Aparte de todo esto, la virtuosidad de Mauricio García Lozano al ejecutar el piano es admirable.
Como antes lo mencioné, la idiosincrasia de los personajes es lo que da pauta en esta puesta en escena.  Si bien los personajes Chejovianos son muy complejos, en la forma en que están representados en esta versión, el espectador ve a los personajes, pero, por sus características tan definidas, igual puede identificar a alguna persona que conoce, lo cual lo acerca aún más al relato.  Allí podremos ver a alguien que está inconforme con su destino, sea porque tomó una mala decisión o porque se vio precisado a cambiar su rumbo.  Una mujer a quien el amor le llega tarde, otra que es manipuladora y que gusta de conseguir todo lo que quiere.  Un marido que aparenta ser amoroso cuando en realidad es dominante.  Otros que logran conformarse con lo que tienen.  En fin, hay un poco de todo.
Integran el equipo creativo:  Evan Regueira y Fabiola Villalpando como asistentes de dirección,  Auda Caraza y Atenea Chávez en diseño de escenografía,  Matías Gorlero en diseño de iluminación,  Felipe Rodríguez Castañón en realización de escenografía,  Felipe Lara en realización de utilería,  Dan Petris y Patricia Trujillo en diseño gráfico,  Alejandro Godoy en adaptaciones gráficas,  Blenda en fotografía. 
La producción es de La Rama de Teatro,  los productores son:  Óscar Uriel, Rodrigo Trujillo  y  Jacobo Nazar son los Productores.
El equipo de producción:  Diego Flores, productor ejecutivo,  Mónica Bravo, directora de producción de La Rama de Teatro,  Denisse Prieto, producción La Rama de Teatro,  Víctor Hugo Pujol y Ángel Trejo en producción Administrativa,  y   José Guadalupe Miranda en contabilidad.
Icunacury Acosta en relaciones públicas,  Alma Reyes, coordinadora de lanzamientos,  Alejandra Vidal, digital project manager,  María José Santana, diseño y animación digital,  y  Patricia Villarejo, community manager.
No pierdas la oportunidad de ver este original y asombroso montaje.  Un relato conocido visto desde otra perspectiva, brillante dirección, inolvidables actuaciones.  El clásico relato de Chéjov es trasladado a la cotidianeidad.   Aprovecha esta temporada navideña para ver teatro que te llegará al corazón, ya que habrá funciones todos los días.
LAS TRES HERMANAS
se presenta de lunes a sábado a las 20:45 horas  y
domingos a las 18:00 horas en el
TEATRO MILÁN
ubicado en Lucerna número 64
- esquina con Milán
Colonia Juárez
Ciudad de México
Duración aproximada:  120 minutos
Las localidades tienen un costo de
Preferente:  $450  y   Mezzanine:  $380
Descuentos acostumbrados a personas con credencial vigente
La temporada concluye el jueves 10 de enero de 2019
Suspenden funciones los días  24  y  31  de diciembre de 2018